El último encuentro de Amor de Barrio en La Sinsombrero tuvo lugar un importante paso para el grupo: por fin se presentaba el borrador del Plan de Acción y de la memoria del proceso y estábamos interpeladas a aterrizarlo en una hoja de ruta que priorizase objetivos y marcase tareas, responsables, plazos…

La jornada arrancó con un desayuno en familia, contemplado en el propio programa como una forma de seguir haciendo grupo y comunidad. Y el sitio lo merecía: un rincón de lo más acogedor en la antigua fábrica de sombreros reconvertida en espacio de trabajo y coworking, el delicioso café artesano que sirven allá y que  acompañamos con pan del barrio y aceite, fruta y brownie… Cerca de una hora calentando el cuerpo y la sesión, hablando del estado del barrio, de los alquileres o de los problemas de movilidad y la necesidad del plan respira (antiguo plan centro).

Y por fin presentamos el borrador del Plan y nos pusimos manos a la obra, que como de costumbre el tiempo apremia y nos pilla el toro… Dinámicas para priorizar objetivos e ir aterrizando. Primer resultado: el vecindario quiere trabajar en pro de la transición energética (bioclimatización, descenso, autoproducción, procesos de transición en general, etc) así como reverdecer el barrio para mitigar el impacto del cambio climático y hacer más amable y vivible la ciudad (pulmones verdes, arbolado, sombras, etc).

Habiendo consensuado el destino, toca ver los “cómos”. Más dinámicas para que la toma de decisiones sea participada, horizontal y colectiva. Vemos que ambas propuestas se complementan, por lo que aterrizamos los primeros pasos de la hoja de ruta en una propuesta común. Y de ahí, salen las siguientes acciones:

1. Se propone la elaboración de una guía de transición energética que incluya propuestas que no sólo aborden cuestiones de ahorro, eficiencia, consumo, autoproducción, etc, sino que giren también en torno a propuestas para reverdecer los entornos (huertos verticales, amadrinamiento de alcorques, plantaciones colectivas, techos verdes, etc).

2.- La aplicación de esta guía irá destinada a entidades organizadas del barrio con poder de convocatoria y capacidad de impacto: asociaciones de vecinos, AMPAS, organizaciones sociales del barrio, etc. sin por ello considerar que el puerta a puerta también es necesario. Se hará también un esfuerzo por dar a conocer esta guía y los talleres asociados a ella por medios electrónicos y redes sociales. Previamente a esta fase de difusión, se estima necesario desarrollar estrategias de comunicación e implementación, que contemplen tanto la presentación y lanzamiento de la guía, como la preparación de los talleres para las organizaciones sociales y comunidades destinatarias, así como acciones de comunicación más generales en redes sociales y medios de comunicación.

Satisfechas pro el trabajo resultante de la sesión e ilusionadas por ir viéndole la cercanía de la acción como parte final del proceso, nos interpelamos a una próxima reunión, donde poder ir cerrando cuestiones que surjan producto del trabajo virtual y colectivo que nos hemos marcado por delante para la elaboración de los materiales.

La crisis provocada por el civid-19 y el estado de alarma en que nos encontramos, nos impiden desarrollar las reuniones previstas, pero el trabajo contemplado para las próximas semanas, de elaboración de la guía y estrategias comunicativas y de implementación, no requiere el contacto físico y bien puede ser un entretenimiento y aliciente para estos días de confinamiento. Comencemos pues con estas acciones y démosle vida desde nuestros balcones. Para que, cuando podamos salir, vayamos de puerta en puerta promoviendo medidas para nuestro barrio en transición…