Nuestra jornada de presentación nos dejó con tan buen sabor de boca que quisimos más, rápido y pronto. Así que buscamos hueco en las agendas y comenzamos a preparar el nuevo encuentro: Viernes de Amores, cualquier excusa es buena para seguir viéndonos y poniendo en común.

Y como había ganas de hablar y de debatir, invitamos a gente amiga, proyectos del barrio cuya larga trayectoria pueden ayudarnos a construir ese barrio verde, cercano, habitable y cultural que queremos construir. Así fue como nos sentamos en ese círculo común con Cotidiana, que introdujeron en un urbanismo sostenible y con perspectiva de género para nuestro barrio… Y con Som energía, que nos dio pistas para una transición energética desde nuestras calles y casas… Y con El Mercado Social de Sevilla, que nos mostró las numerosas alternativas ya existentes, para consumir con conciencia y de manera responsable… Y con A contramano, que puso sobre la mesa los aportes de una movilidad sostenible para huir de los malos humos…Y Barrio Abierto, que nos llevó a los entresijos de esta iniciativa de referencia en articulación cultural…

 

Pero este círculo que construimos nos trajo muchas otras voces, vecinas y vecinos que también tenían mucho que aportar, desde su experiencia y vivencia cotidiana en nuestras calles. Propuestas que recogemos de manera agrupada y anónima, porque hubo mucho de colectivo y porque su valor, más que en el “quién”, reside en el “qué” y el “cómo”…

  • Visibilicémonos a través de acciones de bajo coste, desde lo concreto, práctico y cotidiano.

  • Tenemos muchas ideas, sumemos sin dispersarnos. Hemos de concretar. Elegir 3 o 4 líneas de actuación.

  • Aterrizar en una plaza o lugar concreto como experiencia piloto.

  • Saquemos sillas a la calle, pongamos maceteros, ¡las calles son nuestras! ¡Impliquemos al vecindario!

  • Entendamos las escuelas como lugares de aprendizaje colectivo y focos de acción, teniendo en cuenta las complejidades organizativas y legales que tienen y la falta de manos para muchas de las acciones que sería posible llevar a cabo.

  • Es importante un diagnóstico común, con perspectiva de género, y ponernos cara a la gente. Hay ya muchos diagnósticos sobre el barrio, recuperarlos y ponerlos en valor.

  • Las redes de barrio necesitan un sostén de verdad. ¿Cómo dotarlas de estructuras estables? Necesitamos espacios de peso.

  • Recuperar el plan de centro

  • Interpelar a las Administraciones locales y pedir recursos al Ayuntamiento

Esto que aquí recogemos en unas líneas fueron más de dos horas de intenso e interesantísimo debate. Bien nos ganamos las cervezas artesanas y papas aliñás del tercer tiempo, donde seguimos charlando sobre esos “qué” y esos “cómo” que tanto nos unen.

Y hasta aquí. O desde aquí… Quienes impulsamos este Amor de Barrio recogemos todas las ideas y propuestas de los dos encuentros que hemos realizado y de tantos otros comentarios y sugerencias que nos han ido llegando en estas escasas semanas de vida. Consideramos que tenemos que hibernar un poco, reliarnos en las entretelas con todo lo que ya se viene haciendo en el barrio para poder florecer pronto. La primavera está en camino…