Si te preguntaran cómo imaginas tu barrio dentro de 10 años, ¿qué responderías? Te invitamos a que cierres los ojos… y ¡sueñes tu barrio!

De murallas adentro hemos visto en relativamente poco tiempo grandes cambios, transformándose así, poco a poco y casi sin darnos cuenta, nuestras calles, el espacio que habitamos y las gentes con las que nos relacionamos.

En este mundo cada vez más globalizado y virtual, la cercanía del barrio y la red de personas que nos insertamos en ella se vuelven tan necesarias como ineludibles para garantizar vidas dignas y plenas. Pero, al mismo tiempo, hemos de tener una mirada crítica para hacer frente a aquellas cuestiones de nuestro entorno que no nos agradan y que, por tanto, queremos revertir (inaccesibilidad de la vivienda, desaparición del pequeño comercio, pérdida de la identidad y la memoria colectiva, etc.).

¿Cómo trabajar desde el barrio para mejorar la vida que lo alberga? Vecindario, comercios, empresas y profesionales, hermandades, asociaciones y agentes culturales…, somos muchas y variadas las personas que conformamos nuestro barrio, y tenemos la posibilidad de darle la forma que entre todas deseemos; a partir de nuestra visión, experiencia, inquietudes y posibilidades. Ya lo estamos haciendo.

Asumir desde este sujeto común los retos que tenemos por delante implica tomar parte activa en la construcción colectiva del mejor barrio posible. Y eso es lo que quiere y requiere este «Amor de Barrio». Con esta iniciativa queremos generar espacios de encuentro para facilitar la articulación de nuestras ideas e ilusiones y tejer así nuevos relatos.

Para trabajar por la consecución de estos sueños, planteamos 4 áreas temáticas de acción:

• Barrio cercano. Fortalecer la Economía local a través de nuestras pautas de consumo.
• Barrio verde. Promover modelos de movilidad, transporte y energía respetuosos con el entorno.
• Barrio habitable. Fomentar espacios accesibles y saludables y encontrar un equilibrio entre turismo y residentes.
• Barrio cultural. Reforzar nuestra identidad de barrio poniendo en valor una educación y cultura transformadora.

Porque somos conscientes de nuestro poder de cambio,
en pro de una transición hacia un barrio que nos cuide.

Porque este es nuestro barrio,
y podemos decidir cómo queremos construirlo y cuidarlo.

Amor de Barrio.