En estos meses de vorágine electoral, donde toda la atención mediática se enfoca a políticos, programas y propuestas electorales, surge en Sevilla una iniciativa ciudadana que se interpela a sí misma para acordar y poner en marcha el barrio en que quieren vivir. Nace de este modo en Sevilla Amor de Barrio, un proyecto para las zonas de san Julián, San Gil y Feria que busca fomentar el encuentro de vecinas y vecinos, comerciantes, asociaciones y agentes públicos para mejorar el entorno que cohabitan.

Esta iniciativa se inspira en los barrios y ciudades en transición, experiencias que han proliferado por cientos en Europa y el resto del mundo, desde que en 2016 la ciudad británica de Totnes llevara a la práctica el «Plan de Acción de descenso de Energía» que Rob Hopkins diseñó con los estudiantes del Centro de Formación Profesional de Kinsale. En la hoja de ruta para un futuro sostenible de este proyecto se contemplaban toda una serie de medidas en los ámbitos de la producción de energía, la salud, la educación, la economía y la agricultura y que tenían como escenario de fondo cuestiones como el cambio climático y el pico de petróleo y otros recursos fósiles.

Este es el también el diagnóstico de partida de Amor de Barrio, diagnóstico que quiere completarse y adaptarse a la realidad de sus habitantes. Para ello, se abre un proceso de consulta popular que culminará con la presentación de este diagnóstico colectivo y participado en una jornada de presentación el próximo día 30 de marzo en el Palacio de Marqueses de la Algaba (Plaza Calderón de la Barca s/n, 41003 Sevilla).

A partir de esta foto fija se definirá una hoja de ruta para trabajar y construir ese barrio cercano, verdes habitable, cultural y acogedor, ejes temáticos de este proceso que busca promover: la economía y el comercio local; los modelos de movilidad, transporte y energía respetuosos con el entorno; los espacios accesibles y saludables; la puesta en valor de la identidad de barrio a partir de una educación y cultura transformadora y el equilibrio entre turismo y residentes.