Amor de barrio es un barrio cultural por eso ama manifestaciones culturales y artísticas tan potentes, ricas y transformadoras como la de Barrio Abierto.

Las que fueran las jornadas de Puertas Abiertas impulsada desde los Corralones del Pelícano, Pasaje Mallol y Castellar para mostrar al resto del barrio los espacios y trabajos artísticos que estos talleres albergaban, se convirtió en BARRIO ABIERTO incorporando en su seno a otros agentes con arte como la Casa Vecinal del Pumarejo y el Huerto del Rey Moro, dando una nueva dimensión a la iniciativa.

Estas incorporaciones no fueron fortuitas, sino que el espacio comprendido entre Pumarejo y Huerto del Rey Moro ha sido un área tradicionalmente dedicada a los oficios artísticos, que con el tiempo ha sido ocupada por otros proyectos y actividades con fuerte presencia social, ecológica, artística y artesanal, y desde las que están surgiendo natural y espontáneamente unas relaciones de conocimiento y sobre todo de entendimiento.